2011-12-21

Los sensores futuros para relojes Casio


Barómetro, termómetro, altímetro, brújula... GPS, Bluetooth... Aunque la cantidad de tecnología y sensores en los modelos de Casio es muy variada, aún quedan interesantes componentes que podrían ser muy atractivos de incluir en muchos modelos de relojes. Vamos a hacer un repaso de algunos de los "más futuribles" a incorporarse en relojes de este fabricante.

Uno de los sensores más atractivos sin duda sería un "sensor de terremotos" ("Quake-sensor"). Aparte de la "ciencia ficción" de la palabra, y siendo realistas, ni siquiera los instrumentos más profesionales y actuales pueden predecir con bastante certeza el momento en que va a producirse un terremoto. En Casio, por lo tanto, y de cara a su incorporación a un reloj, sería algo similar a un barómetro, que nos permite predecir con cierta (y dudosa en muchísimas veces) probabilidad, el tiempo atmosférico de un sitio muy concreto (es decir: de donde se haga la lectura).



En este caso, estaríamos hablando de un sensor de movimiento, principalmente, que podría operar colocando el reloj en una superficie lisa y plana y fuera de nuestra muñeca (más o menos a como se debe usar un reloj con termómetro). Si hubiera movimientos, podría configurarse para que, aparte de informarnos de su intensidad, saltara, por ejemplo, una alarma. De esta forma sería muy útil para colocarlo sobre la mesita de noche y despertarnos en aquéllas zonas con peligros sísmicos, o para despertarnos en cualquier otra circunstancia.

Pero el problema de un sensor de este tipo es su aparatosidad, empequeñecerlo hasta la mínima expresión es algo que, fuera de Casio, no necesita la industria, por lo que habría que invertir tiempo en desarrollo (algo que, además, encarecería el producto final). Además, su propia implantación supondría añadirle una característica que lo hiciera "desactivable", de modo que solo se active -como el sensor de brújula- con la pulsación de un botón. No tendría ningún sentido tenerlo en la muñeca activo, puesto que siempre nos estaríamos moviendo. No obstante, y sobre este particular, ya existen en el mercado sensores de tamaño suficientemente pequeño (como el de Hydra que podéis ver en una de las imágenes) cuya colocación en un reloj, previo rediseño de algunos de sus elementos, facilitaría enormemente las cosas.

Tampoco habría que obviar la sensibilidad del pueblo japonés con los terremotos, por lo que incluir un sensor con este nombre que no cumpliría su función salvo cuando tuviésemos dicho terremoto encima (es decir: simplemente operaría como un sensor de movimiento, ya que los sensores de terremoto han de colocarse en zonas muy específicas) puede que resultase algo difícil de asumir por una comunidad que acaba de experimentar y sufrir los azotes de un tsunami. Aun a pesar de que podría salvar no pocas vidas cumpliendo su función únicamente como sensor de movimientos.


- Sensor de ruido ambiental
En el año 2003, Nokia lanzó al mercado su famoso teléfono móvil 5100 (en la imagen), un móvil "todo-terreno" que podría ser perfectamente el hermano de un G-Shock pero en el ámbito de la telefonía. Aparte de un sensor de temperatura (termómetro), dicho móvil incluía ya un sensor de ruido ("sound meter"). Equipar a un G-Shock o incluso a algún Edifice (o relojes de la línea estándar) con este sensor sería un gran acierto. Habida cuenta de que, además, podría ser muy útil para medir el nivel de ruido -contaminación acústica- de las pobladas ciudades cosmopolitas actuales. Sería uno de esos sensores que no echarías de menos, pero que, si tu reloj contase con él, lo agradecerías. Uno de los sensores, en resumen, que tanto le gusta usar a este fabricante y que debería ser más popular entre sus relojes.

Un reloj con sensor de ruido es, sin duda, uno de los sensores que tiene más probabilidades de hacerse popular en los lanzamientos futuros.

Dicho sensor de ruido podría formar parte de una línea de relojes con sensores "ecológicos", pensados para medir la contaminación a la que estamos sometidos habitualmente en las ciudades y que daría un gran empujón a nuevos modelos de Casio. No obstante el problema es la dificultad para incorporar sensores del estilo de contaminación atmosférica (medidores de CO2), mucho más complejos, o de lluvia ácida. En este último, se podría ofrecer un reloj con una especie de "rejilla" por la que pasara la lluvia simplemente extendiendo nuestro brazo, entre la cual se situaría el sensor y al final dispondría de un diseño para evacuar el agua, de manera que no necesitase prácticamente mantenimiento. Pero este tipo de análisis sería enormemente complejo para su incorporación en un reloj, al menos, a medio o corto plazo.

- Sensor de inclinación
Uno de los primeros fabricantes en popularizar y "miniaturizar" un sensor de este tipo fue, precisamente, Nokia, con el teléfono 5140 y su famoso y atractivo visor de burbuja en su parte superior. No es muy difícil incorporar este tipo de componentes en un reloj, si bien su diseño exigiría uno de sus laterales con la suficiente rectitud para que pueda ponerse sobre una superficie plana.

Incorporarlo electrónicamente, gracias a la miniaturización de los teléfonos móviles (ya casi todos ellos tienen acelerómetros y sensores de este tipo) tampoco sería complicado, y el único problema que plantearía sería su resistencia (en el caso de los G-Shock) o su precio.

- Resumen
Sensores más complejos, como de radioactividad o de análisis de espectro (cantidad de radiación ultravioleta que recibimos, por ejemplo), serían ya enormemente difíciles de incorporar, aunque a todos nos gustase poder disponer de un sensor de radioactividad en la muñeca aún sabiendo que habitualmente no lo vayamos a usar. Otra solución podría ser la incorporación de los llamados instrumentos de análisis por color, que nos muestran con el cambio de pigmentación la gravedad de un determinado y potencial peligro, pero esto es algo bastante aparatoso de incorporar a un reloj.

| Redacción: Zona Casio

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesantísimo artículo. Yo apuesto por el sensor de movimiento también.

Anónimo dijo...

El sensor de ruido es una buena idea, es algo que ya deberían ofrecer muchos casios.

Anónimo dijo...

Casio esta tirando de sensores que ya inventó en los noventa, creo que ya es hora de que incorpore algún nuevo.

Anónimo dijo...

El problema es que aparte de los sensores hay que modificar los módulos para que ofrezcan la información gráfica, y eso también lleva su tiempo.

Anónimo dijo...

El sensor de movimiento pinta muy interesante, veremos a ver qué nos depara la marca al respecto...

Anónimo dijo...

Yo también doy otro voto más para el sensor de movimiento. A ver si Casio nos lee :D

Anónimo dijo...

El sensor de "terremotos" con una alarma incorporada sería muy interesante, pero no menos interesantes podrían ser los de radioactividad y radiación ultravioleta. Más de uno nos llevaríamos sorpresas con las mediciones que efectuaríamos en nuestras propias cocinas...

Anónimo dijo...

Si no me equivoco, un sensor de radiactividad tiene una parte (muy pequeña, es cierto) de material radiactivo en su interior, además de su altísimo coste (un reloj con este sensor seguramente se iría a más de 500 euros), esta el peligro del propio reloj.

Otra opción sería usar uno "orientativo", que no midiese la dosis de radiactividad, pero que sí indicase cuándo nos acercamos a un área con peligro. Este tipo de sensores son los que usan los trabajadores de las centrales nucleares, sujetos a sus ropas.